Rezamos a la Virgen

 

Cuando vistan de amarillo
los árboles de mi barrio
y el viento arrastre las hojas
por Juan Sebastián Elcano,
cuando se haga el silencio
en el jardín aledaño
y el cielo se torne gris,
en el río reflejado,
y se cubran los balcones
en Tu honor engalanados,
Tu nombre en letras de oro
sobre tapices morados…
Será testigo la aurora
y, en los árboles, los pájaros
callarán para escuchar
el son del Santo Rosario.
Tú saldrás de Tu capilla,
Tu dulce rostro inclinado,
bajo un palio de suspiros,
palio de cajón bordado,
encendido por los cirios
que con amor te pintaron…

Y, en un lance de sayones
y descreídos romanos,
en un calvario de azotes,
a una columna amarrado,
en soledad, siete días
Te esperará Tu Hijo amado.
Y, en Tu ausencia soñará
con tardes de Jueves Santo,
por el Puente de San Telmo,
con antifaces morados,
acólitos, monaguillos,
ciriales abriendo el paso,
incienso que sube al Cielo,
Tu camino perfumando.
Y, tras un respiradero,
de angelitos adornado,
prodigio de costaleros,
aunque vengan ya cansados;
María en el corazón,
Y una oración en sus labios;
un sueño de plumas negras
y Cigarreras sonando…

Se acerca la madrugada
y las notas de Albarrán,
por el aire derramadas,
en Sevilla anunciarán
a Victoria Coronada.

 María Teresa García-Perla García

 
 
 
 
Gracias, Madre. Gracias, Virgen de la Victoria.
Gracias por todo lo que día a día me das.
Gracias por acercarme a Tu Hijo.
Gracias por darme tu mano, que es mi asidero en la vida.
Gracias por arroparme en tu manto, que me acoge en los momentos difíciles.
A Ti me encomiendo en el día a día para que mi vida se parezca, al menos, un poco a la Tuya.
Amén.
 
 
Dios Te salve, María Stma. de la Victoria.
Tú que eres la llena de gracia, intercede por nosotros para que alcancemos la gracia de Dios, y para que el Señor, que está en Ti, esté también en nosotros.
Bendita Tú eres entre todas las mujeres, porque eres ejemplo de virtud, de donación de humildad y misericordia.
Y bendito es también tu hijo, que fue azotado por nuestros pecados.
Santa María, Virgen de la Victoria, Madre de Dios,
Ruega por nosotros, tus hijos de la Hermandad de Las Cigarreras,
Ahora y en la hora que hayamos de partir a la presencia del Padre.
Amén.
REAL E ILUSTRE HERMANDAD Y COFRADÍA DE NAZARENOS DE LA SAGRADA COLUMNA Y AZOTES DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO Y MARÍA SANTÍSIMA DE LA VICTORIAREAL E ILUSTRE HERMANDAD Y COFRADÍA DE NAZARENOS DE LA SAGRADA COLUMNA Y AZOTES
DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO Y MARÍA SANTÍSIMA DE LA VICTORIA

 

LAUS DEO
CONDITA ANNO MDLXIII

 

 

Créditos Fotográficos  |  Aviso Legal  |  © WebDesign2018